11.16.2008

VIERNES EN EL BOLSO

¿Que si para esta nueva temporada pienso cambiar de bolso? No quisiera. Combina con todo. Va de rojo chic. Lo veo y me pone de buen humor. Que loco, pensé escribir acerca de todo, menos de mi cartera.




A veces me tienen que suceder cosas para volver aqui. Surge y emerge la inherente catarsis. Y revelarlo todo. Ese apremio por escribir. Aquel que obligo a quedarse mudo de lunes a viernes por el trainning del trabajo. O en suspenso los fines de semana por el cine los amigos o por mis idas y venidas. Por lo regular son ellas, las que me demandan cuestionarme muchas situaciones. Y mis viernes son testigos de excepción de cada asalto de alegria o decepción. Ya sea frente a frente. Por internerd. O por telefono. Guardo cada fracción de segundo y las echo a mi bolso.

Cuando digo que en mi bolso tengo mi vida entera. No miento. En mi cartera lo pongo todo. Aquellos artilugios innecesarios. Lo acepto: frivolidades. Pero que a mi me hacen la más feliz. Y sucede algo curioso los viernes. Se duplica la cantidad de sonseritas. Esta el glossy de noche. O mi gel favorito para manos. Otro perfume. Además que se triplican las ganas de salir de mi trabajo con muchas más ilusiones con las que ingrese a las 8 am. Abandonar ese fortin con una sonrisa en el rostro, pensando como encontraría mi labial entre tanto revuelo dentro de mi cartera. Y más en mi corazón.

Hay viernes espectacularmente lindos inundados con traguitos de colores. Unos espantados de silencio por la atención del ecrán de una inintelegible pelicula. Están los apurados corriendo de aqui allá que dejan un infimo aliento para un ¿Ya llegaste? o un ¿Por donde estas? Y muchos que gritan a voz en cuello una canción de Mecano y para sorpresa de todos, incluyen aplausos. Los de risas sin fin y mucho make up y trapos por doquier. Otros sin escalas directo a mi cama con la transición de mis velas cuidando mi sueño y la voz de mi mamá, advirtiendo que en cualquier momento podría causar un incendio.

Sin embargo hubieron otros más sencillos. De jeans y blusas de algodón. Con una cartera igual de grande, pero distinta. Creo más verdadera. Pienso más auténtica. Cruzando la ciudad pasando una iglesia y muriendo - algo - de miedo. Abriendo la reja negra y tocando la puerta. Encontrando ese abrazo familiar y un afecto para nada conflictuado. No recuerdo de qué color era en ese entonces mi bolso. Puede ser negro acharolado. O quizas uno deportivo azul con blanco. Ése aun lo conservo. Pero el otro me lo robaron. Y se lo llevaron todo. Lo bueno y lo malo. Y solo quedó lo que se encuentra en mi adorado rojo con detalles beige. Amado por muchas de mis amigas. Criticado por muchos de mis amigos. Pero muy mio.


Dije que mis otros bolsos eran más auténticos. Pero no necesariamente mejores. Y no recuerdo con qué actitud los llevaba antes. Pero sé que me gusto más así. Ahora con 28 años. Aprendí a llevarlos mejor. Influenciada - debo admitirlo - por ciertos vicios superfluos. Pero con más lecciones aprendidas. Más caminos emprendidos. Un carácter distinto. Más gente en mi vida. Junto con mi complice perfecto de lunes a viernes y a veces hasta sábados o domingos. Que loco, pensé escribir acerca de todo, menos de mi cartera. Cómplice de los mil y un pensamientos que transitan en mi. De buenas nuevas. De angustias. De llanto y de cosas lindas. De planes. De pactos. De cafés. De promesas renovadas y rotas.

Acabo de ver algunas fotografias. Acabo de leer una confesión que delata la incapacidad de hacer feliz a una persona. Resulta curioso hace años, yo recite las mismas palabras. Recuerdo ese día. Subí al primer taxi y me aferré a mi bolso y solté a llorar. Y no pare hasta que llegue a los brazos de mi mamá. ¿Que si me arrepiento? Si. Echando por tierra la teoria de que esa historia no era para mi. ¿Que si debo aprender más? Tal vez. ¿Que si estoy lista para más? No lo sé. ¿Que si para esta nueva temporada pienso cambiar de bolso? No quisiera. Combina con todo. Va de rojo chic. Lo veo y me pone de buen humor. Pero todo tiene una fecha de caducidad, ¿no? Pocas cosas en esta vida evolucionan con una.

Existen tantos artilugios como personas que no quisieramos dejarlas en el camino. A veces se diluyen evaporan o acaban por soltar nuestra mano y prescindir de nosotros. Por el momento no pienso abandonar mi cartera aunque sea tan grande que necesite no ubicarla, sino estacionarla. Este viernes no me presentó bebidas de colores. Fue un día de mar y de viento helado. Con Lerner de fondo y muchas teorías ensayadas. Y las letras - que duda cabe - son sabias: "Que aún no termina el juego. Que no se apaga el fuego. Queda mucho por andar. Y que mañana será un dia nuevo bajo el sol. Volver a empezar. Volver a intentar". Con arena en el pantalón, el saco salpicado de gotas saladas y ni recordar mis botas.


Y pensar que todo esto, cabe en mi bolso y aún queda mucho más espacio.

18 comentarios:

Une gloire dijo...

Increíble pero cierto, y sólo nosotros-creo- podemos entender que tan buen amigo y compañero puede llegar a ser un simple bolso, desde llevar en él lo que para otros es "tonto" y para nosotras indispensable, hasta para defendernos de aquellos mañosones a quienes con un "bolsazo" dejamos tirados en el piso jaja! muy entretenido... miss linda!!

Organza* dijo...

Gloria de mi vida! Jaaaa! Seee en realidad una puede escribir de todo, que increible, no? Y siii adoro mis xkeriitas materiales pero más - sin duda - valoro a personas como tu, que se toman el tiempo para hacernos el dia! Gracias niña x darte una vueltita por aqui =)

Besos!

Jus dijo...

si que eres una gitana--xq?--por qué como toda gitana eres linda--te concentras en algo vacio y lo conviertes en conplejo y al final termina siendo sencillo---Me gusto este escrito ---y te digo algo: tus 28 años los llevas muy bien---cuidese

juan rafael dijo...

Yo nunca te haría una pregunta tan indiscreta.

Organza* dijo...

Jus creativisimoo! jaaaa!! Gitana =) Sabes? Me gustaria pasar por la experiencia de visitar un campameno gitano y observar sus reales costumbres, porque las mias creo son gitanas pero a mi manera =S Jaaa! Te envio un beso y suerte en todo lo emprendido =)

Te veo!

Organza* dijo...

Juan Rafael, pregunte usted nomás =) Aqui nos hay indiscreción que valga, como me lo dijeron hace poco "Aqui hay lo que se ve" Nada más simple.

Besos mil y ahora que Mar y tu estan en el mismo país abrazos mil tambien =)

Karla dijo...

el bolso de una mujer es justo del tamaño de la capacidad que tiene esa mujer para inventar que meter en él...
el mío es gigante, y traigo desde una paleta, hasta el maquillaje de retoque, mi libretita de apuntes, la agenda, bla bla bla, etc etc..

eso es que mi inteligencia es del tamaño de mi maxibolso jejeje

esta muy chulo el tuyo!

La Vaka dijo...

Que no podemos guardar en un bolso las mujeres, yo procuro que los mios sean grandes grandes y llenos de algo muy mio... Soy seguidora de cualquier tipo de bolso que sea original y cada que puedo compro y compro.... no puedo parar cuando veo uno lindo... no dejo de comprarlos....

Andaré por aquí de visita!!!

Alberto Fernando Losario Rofelos dijo...

Bueno, una vez una mina me respondio esto cuando le dije que dejara de tratar que entrara todo en su bolso:

"Soy mujer. Tiene que caver"

P.D: Por aca tenemos a La Loca de la Cartera.

digler dijo...

y yo que me conformo con llevar mis miserias en los bolsillos...

Basir Seerat dijo...

a wonderfull and lovely blog you have. very nice.

Organza* dijo...

Vaka Bienvenidaa!! Besoss mil =)

Organza* dijo...

Fer de mi vida: es que tiene QUE!!! Jaaa!! Somos expertas en hacer que lo imposible sea ampliamente posible para bien o para mal =S

Besosss mil!!! y no te pierdas!

Organza* dijo...

Karla sin duda somos inteligentes creativas, divertidas es decir se puede pedir algo mas? Jaaaa!!! Me gusta mucho tu blog, y adoro a la Paquis igualito que tu =) Jaaa!!

Besos niña =)!

Organza* dijo...

Dig, no seas mentiroso o ya te olvidas de tu maletita que llevabas ummm!!! jaaa!! Ya pss cartera version homme =)

Besos niño!!!

Organza* dijo...

Thanks for the visit Bassir your pics are wonderfull really =) Congrats!

Hugss!!

Alberto Fernando Losario Rofelos dijo...

Ok, pero siempre me ha dado risa (en forma alegre y no despectiva) esa capacidad organizativa d ealgunas mujeres con respecto a sus bolsos.

La verdad es que no sé como lo hacen.

eme dijo...

Hay que ver, lo que da de sí un bolso ;)
Genial!!!