1.05.2011

ENTRE LÍNEAS


Una conversación hizo que mi estado de tranquilidad tambaleara para recordar una frase que al escucharla la recibí como la más vil. ¡Error! Resultaría la mas verídica.

Tras pasar un feliz fin de año frente al mar. Respirando tranquilidad & olvidando todo vestigio de ansiedad o incertidumbre, algo me hizo detener y pensar en lo crédula que puedo ser. Si el 2010 fue el tiempo de la desconfianza. Este 2011 podría ser el período del "Piensa mal & acertarás". ¿Por qué tras una respuesta o aseveración tiene que existir el "entre líneas"? Por qué un NO, no se reduce a la sencillez de la negativa. En qué momento el Sí, dejó de ser la afirmación para convertirse en un enmarañado enredo que nos ronda por la cabeza & no nos deja conciliar el sueño.

A inicios de la madrugada del 01 de enero formulamos un balance del año que pasó. Hasta ese momento lo vi muy positivo. Bailé Reí Caminé Escuché Amé Entregué Brindé Nadé Besé Golpeé Mentí & hasta me Enamoré. Muy feliz elevé mi copa de Freixenet y en medio del barullo me sentí satisfecha. No obstante, ayer, una conversación hizo que mi estado de tranquilidad tambaleara. Se desequilibrara para recordar una frase que al escucharla la recibí como la más vil e insulsa. ¡Error! Resultaría la más verídica.


"De todas las personas con las que has salido, yo soy el màs sincero. Èl que te ha dicho toda la verdad. Nos guste o no. Remediable o no. Siempre te la dejo visible"




Ahora no sé si felicitarme por lo afortunada que me siento al no haber escuchado una paporreta de mentiras y difuerzos. O - a partir de ahora - ir por la vida con el disfraz de incrédula. Un poco cínica también. & mucho más suspicaz. De haber comprado este trajecito me hubiera ahorrado varios dolores de cabeza & aquella sensación de profunda tristeza.

No pretendamos disfrazar palabras. Erradiquemos el parloteo entre líneas. Y como próposito de este 2011 digamos lo que queremos cara a cara. De manera frontal. Lo más que nos ganaremos es para los hombres, la marca de la delicada mano de una fémina en una de sus mejillas. Y para las mujeres, un cuchilleo seguro por parte de ellos acerca de nuestra audacía - mal entendida - para demandar: "No te confundas. Te quiero para esto. Punto".

¿Qué es lo peor que puede pasar? Un NO de plano. Versus, una historia entre líneas de malísima calidad, al igual que las mentiras.

11 comentarios:

Jus dijo...

Muy bueno...

Organza dijo...

Gracias niño!! en què andas tu?? Feliz 2010! Bss para Fio =D!

niña imantada dijo...

A mí no me gustan las verdades a medias, siempre sinceridad, en el momento puede escocerte un poco pero a la larga es la única que puede permitirte mantenerte fiel a la realidad.

Me parece bien tu idea, ¡seamos más sinceros en el 2011! Al menos con las personas que nos importan o queremos más próximas (si no nos importan, que al menos lo sepan).


Besos reina! :)

Domingo dijo...

La sinceridad absoluta imposibilitaría, aún más, la convivencia pacífica entre las personas. Nuestra piel es demasiado fina para soportar verdades sin edulcorar. No creo que lo resistiéramos, francamente. El papel lo resiste todo, pero la realidad, ¡ay, la realidad!, eso ya es otro cantar. Puede que seamos duros, pero no tanto. Aunque sólo es una opinión, claro. ;)

Anónimo dijo...

Me gusta, sin terminos medios.

Jus dijo...

Hace más de seis meses que no estoy con Fio... feliz 2011 para ti...saludos...

Organza dijo...

Reina, opino lo mismo que tu =D Nos pondremos ese reto!! Mil bss!! Mirándote a los ojos jaa! & cruzando el charquito =D!

Organza dijo...

Do .. tu siempre haviéndome pisar tierra .. pero igual! apostaré por la verdad con su toque de sutileza pero verdad a final de cuentas siempre... Aunque se lee un toque irreal no? Vale la pena intentarlo =S! Mil mil bss!!

Organza dijo...

Querido anónimo me gusta tu filosofía Auch!!!

Organza dijo...

Jus! mmm! Ne dejaste con una pena al leerte buee por algo suceden las cosas no? Tamos de pie no?? Adelante nomás mi niño, que la vida no espera! Mil bss!

Jus dijo...

siempre estamos de pie..aunque el corazón muchas veces toque piso...