9.07.2006

MUJER INFIEL


“Vamos vamos guapa. Nárrame el reporte del tiempo. Como antes”. Contra la pared. De rojo perfecto. Altísimos tacones. Y con un pecaminoso alboroto en la piel. No podía pronunciar palabra. Solo sonreía. “Relátame el tiempo en la Providencia. Vamos. Anda. Por favor.” Decidida empujo a su acompañante. Subió a la cama. Y entre el despojo y el brindis. Inicio su relato de temperaturas extremas. Lo demás. Ustedes lo saben. Es historia conocida. Cuando vi aquella escena del film del chileno Rodrigo Ortúzar. No pude evitar establecer ciertas comparaciones. Con un personaje muy recurrente. Por estos días.

Hace cierto tiempo que no veía esas escenas. Ni ficticias ni reales. Y supongo que tampoco María. Los gritos que venían de mi cuarto. Despertaron su curiosidad. No sabias que aquella es la asesina de los gatitos. Subió sigilosamente. Giró la chapa y se pasmó. Mientras yo subía cada vez más el volumen. Atenta a cada palabra musitada entre jadeo y jadeo. La miré divertida. Ay Pasa. Pero no me hagas bulla. Trato de entender. Y de paso aprender. No sabia que hacer la pobre. Si irse. Si apagar la tele. Si tirarse conmigo a la cama. Por último dejo en el piso a Talula. Jaló la sillita de brujita. Y se sentó. A mirar. Con la boca abierta. La cual cerró. Cuando en la pantalla apareció un vibrador.

“Es que no esta bien. No puedo fantasear con alguien que no es mi marido. Pero si el infeliz ni me toca. Que puedo hacer yo. Aparte es tan lindo. Ese día llego super temprano. Y mientras lo veía arreglar el jardín. Colapse. Un poquito ¿Es malo? Nunca había sentido algo asi”. María definitivamente no lo podía creer. Ni me miraba. Tenía los ojos fijos al suelo. Roja como una manzana. Sudando como la Piggie de los Muppets. Me sentía un poco mal. Divirtiéndome a costa de la vergüenza ajena. Ella era tan linda conmigo. Prácticamente me crió. Sucedió conmigo y mi hermano el caso típico de familia clase mediera. Papás trabajando. Todo el tiempo. María se convirtió en mi salvavidas. Más tarde yo lo seria de hermano.

Que pasaría con las partes hot hot. Yo no queria pasarlas. Era mi día freedom. Sin nadie que fastidie. María ya hiciste lo que te han encargado. Todo está apagado abajo. Arreglaste la cocina. La sala. El patio. Tendiste la ropa. Preparaste la crema de verduras. Barriste. Regaste las plantas que no tenemos. Sacaste al perro que nunca habrá. A todo respondía asentando con la cabeza. Bueno que se atenga a las escenas. Y vaya que se atuvo. Le faltaba solo la libretita para apuntar. Como siempre. Me quede dormida. Al despertarme al día siguiente. Encontré todo en perfecto orden. Como me gustaba.

Al bajar a desayunar. Con el cabello mojado. Pintada a medias. Con las llaves pastillas y aretes en la mano. Me percaté que Madonna estaba en la radio. Cherrish - Crazy for you - Borderline. Ese era mi Immaculate Collection. María no escuchaba eso. Estaba radiantemente feliz. Al parecer había dormido muy bien. Hasta tarareaba las canciones. Claro a su modo. ¿Sucedió algo que no me enteré?. No me contesto. Multifuncional como ella sola. Bailaba servia la leche y preparaba el arroz. Apurada para variar. No le averigüe más. La bese. Me dio la bendición. Otro beso para el camino. Y antes de cerrar la puerta. Me comunicó. “No me esperes a dormir. Me llevo tu película. Si?” Quien era yo para negarle la felicidad. Solo espero que su noche no concluya como la de Cecilia. Otra mujer. Infielmente. Feliz.

1 comentario:

L' Pagliuca dijo...

No solamente Uds. Tantas víctimas. Tantos culpables. Unos habrán de serlo...y otros, después de unos otros que lo son de veras, tratarán de camuflarse, de buscar pieles... Pero tú gaviota de luna, golondrina del aire, sabrás ponerles en el blanco.
O al costado, para bien tuyo.

(Sorry, Pantoja, te parafrasee,ja).