5.19.2010

DOS DE 1000 COSAS ASOMBROSAS

¿Cómo sobrevivir a un divorcio y el suicidio del mejor amigo a través de un blog de 1000 cosas diarias y asombrosas?



Ayer, revisaba uno de los mejores suplementos on line: Punto Mujer. Revista que pertenece al diario El Mercurio de Chile. Entre reflexiones tántricas y posiciones del kama sutra, hubo un artículo que llamó mi atención: ¿Cómo sobrevivir a un divorcio y el suicidio del mejor amigo a través de un blog de 1000 cosas diarias y asombrosas?. Obvio le di clic. Y tuve la historia de Neil Pasricha. Un oficinista canadienese que creo una bitacora que recopila diversas cosas o circunstancias sencillas, cotidianas y - muchas de ellas - gratis, que son las responsables de regalarnos una sonrisa y hacernos el día.

Éste fue el mejor escape de Pasricha para rebatir el solo de acontecimientos pesimistas que llegaban a su vida. Decidido a rescatar por lo menos una cosa positiva en su rutina diaria, comienza - en junio del 2008 - a escribir acerca de la satisfacción que es encontrarte dinero en una casaca del invierno pasado. Cómo jugar bajo la lluvia. O las mejores maneras de disfrutar la última papita Pringles de la caja.

En sus propias palabras "Convertí el peor año de mi vida en mi mejor año, centrándome en lo positivo”. Con más de 40 mil visitantes diarios, 2 premios Webby (que es el Oscar en internet), una propuesta de libro - que ya se publicó, el crossover del blog a la página web (http://1000awesomethings.com/)y por si fuera poco, una sorpresiva fama en los medios de comunicación, Neil Pasricha logró sobrevivir al vendaval.

Revisé el blog avidamente. Y coincidí con muchos de los ítems señalados e incluso me remontó a sensaciones de muchos años atrás. Por ejemplo, se acuerdan de la alegría que sentían cuando un lunes en el colegio, en lugar de la chingona profesora Matemáticas, se aparecía la jovencísima tutora para recuperar la clase de OBE. Eso para mi era ¡lo máximo!

O cuando al salir de clase o del trabajo, después de un día terrible, te encuentras en casa con delicioso plato de fettucinis en salsa blanca con champignones y su pan al ajo, más. O tal vez, un día cualquiera, pasan a recogerte y en la parte de atrás del carro, te aguarda un precioso arreglo floral. Solo para ti.


Lo que me ocurré muy amenudo y siempre me hace exclamar un: "¡Oh Por Dios!" es alguna canción que me encuentro en el camino y me transporta hacia una momento especial, y hasta logra que evoque fragancias y lugares. Uno de los últimos hallazgos es esta maravillosa página web con música de los ochenta: www.radiolamolina.com Sencillamente espectacular.

Sin ir muy lejos hoy en la mañana experimenté dos momentos "Pasricha". Cuando caminaba hacia el trabajo, me puse los audifonos, me aparte de todo y me deje guiar por la voz de Fonseca y !sí! me creí eso que leí en el facebook "Yo también me sentí la protagonista del vídeo al escuchar mi MP3". Guiada por el Arroyito, llegué a mi oficina súper feliz.¨

Después, y sin esperarlo, me trajeron mi pedido Leonisa. Mi body negro. Un -como dicen las fashion bloggers - "must have" que no debe faltar en este invierno. Claro, no pretendo que me quede como el de Natalie Wood, pero el modelo es muy similar.
Yo también coincido con Pasricha, después de la tormenta siempre llega la calma.

3 comentarios:

Domingo dijo...

A ti te queda mucho mejor, dónde va a parar. ¡Je,je,je! Pasricha ha sido todo un descubrimiento. Necesitamos de gente así, de gente que nos haga ver lo mucho que vale la pena seguir en este valle de lágrimas, y siguiendo su inspiradora estela aquí dejo los diez momentos "pasríchicos" que se me han ocurrido a botepronto:

1. Despertarte sobresaltado porque crees llegar tarde al trabajo y descubrir con alivio que es sábado.
2. Comerte un pastel, un helado o algo dulce cuando, después de una noche de juerga, llegas hambriento a casa a las tantas de la mañana.
3. Tener un libro por empezar sobre la mesilla de noche.
4. Que la chica o el chico que te gusta te dé su número de teléfono.
5. Caer rendido en la cama, lleno de agujetas, después de una dura sesión de deporte.
6. Que esos pantalones te queden de vicio.
7. Recibir el aire de un abanico ajeno que alguien agita a tu lado un día caluroso.
8. Rebañar la salsa de tu plato favorito.
9. Ir a la peluquería y... ¡salir satisfecho/a con tu corte de pelo!
10. Y por último, aunque no menos importante, entrar en el blog de Mirella y ver, con alegría, que ha actualizado. ;)

Organza* dijo...

Domingo de mi vida!

Eres un sol! Asi que "no menos importante, no?" Espero pues! Jaaa! De verdad amigos como tu, te iluminan el día en un dos por tres =D!

A mi me ha pasado tu ítem uno, y sin ir muy lejos, ayer me desperté a las 3 y si! me dormí con una sonrisa pues aún faltaban para las 6 am =S!

¡Te dejo un beso "pasríchico"!

Gabriel Bornes dijo...

Gracias por el dato.

Yo hace mucho tiempo escribí un Manual de Sobrevivencia, titulado "Como Sobrevivir a Todo".

Pero llegaba hasta el número 100, solamete ya que lo escribí en un cuaderno (Sí, cuando aún no tenía PC y la Internet estaba en pañales)

Salud.