11.19.2007

Pintalabios ochentero

Melindrosa apología a una cancioncita del ayer



Los años 80 representaron una década de cambios para nuestro país. Se iniciaba la apertura de la democracia, el terrorismo se apoderaba de la capital y el ascenso de un nuevo profeta - hoy actual presidente de la República – remecía los escaños políticos. Con tanta batahola se pensaría que no había espacio para nada más. Sin embargo, la cursilería novelera tenía un lugar reservado en el corazón de las adolescentes de la época. A punta de patines, bici y escarpines, ninguna se perdía la telenovela de moda “Carmín”: Melcochería juvenil de la pura purita.

Con cinco años, me hice adicta al nuevo fenómeno de la tele gracias a la menor de mis tías. Lo dejábamos todo - y digo todo- para depositarnos en los muebles de la abuela y quedarnos petrificadas viendo la sonrisa diforzada de la protagonista y la encantadora torpeza del profesor enamorado de la alumna. Todo este escenario enmarcado por una almibarada cancioncita interpretada por Roxana Valdivieso: “... Voy a salir a buscar una nueva ilusión, una bella aventura/ Tengo ganas de sentir, por eso voy a salir, voy a arrasar la ciudad/ Te voy a conquistarte, ya no soy una niña/ Voy a ponerme carmín en la boca, en los labios, voy a enamorarte…”

Era realmente hilarante escucharme cantar toda la canción y con mímica incluida. Agarraba el colorete de mi mamá y dizque me ponía carmín y era una mujer que vibraba con la mirada del chico que le gustaba. ¡Plop! Hasta ahora me persigue cual estigma los recuerdos de esos años. Pero lo más gracioso es que - efectivamente -muchas veces me he sentido así. Crédulamente enamorada. Absorta por ese torbellino que te pone feliz y triste con la misma facilidad. Espontánea por hacerlo todo, porque sabiéndome así de desatada, me siento poderosísima. Así de sencillo.


Este fin de semana, ese alucinante estado se apodero de mí. Enérgica ante un auditorio de veinte personas que esperaba con curiosidad una sarta de palabras fusionadas y/o inventadas. Ahí estaban ellos expectantes. Solo atiné a decir lo que repetí – en algún momento de mi vida – mañana, tarde y noche. Dumpy/ Mimis time/ Fk y Bk/ Dumpicienta/Adelfa/ Gitanear/ Dote dote/ Miau/Run run/ El mássss/ Granny/ Funny Bunny, entre otras perlas. Una más extraña que la otra.

Los asistentes no sabían si llorar o reír. Finalmente todos aplaudieron con cara de circunstancia. Bajé del estrado y el monitor del taller me sorprendió con aquella verdad que solo yo sabia. “No es fácil crear todo eso en diez minutos. Te debió tomar mucho más tiempo”. Y estaba en lo correcto. Mi sonrisa fue la respuesta perfecta. No me iba a gastar explicándole que toda esa extraña parafernalia fue la suma de mis ganas por reinventar un día tras otro. Más tarde, cada compañero entendería que generar nuevos vocablos no era tan sencillo como parecía.

Cada ocurrencia despertaba deliciosas carcajadas. Ese jolgorio colectivo resultaba un homenaje a cada historia escondida tras un Frufru: apelativo cariñoso/ Jangrimi: cómeme/ Peggy: gordita/ o Chimichu: Dime que si, ¿ya? “Estamos respirando amor, Señores. ¡Siéntanlo! el más sublime y cándido amor. Eso debe ser nuestra inspiración. De no ser así, ¿Cómo creen que se concibió la idea para este comercial?” El maestro había hablado. Y nosotros premiamos su desbande eufórico rebautizándolo como Papá Amor.

A continuación el video que Papá Amor nos mostró. Dejaré que juzguen ustedes mismos. ¿Si esto no es estar enamorada? ¿De qué estamos hablando? Obnubilarse hasta alcanzarlo. No importa nada. Solo ella y su gran idilio. Cabe precisar que este spot es la parodia de la canción “Carmín”. Porque un feeling siempre conduce a otro más grande.

12 comentarios:

Alberto Fernando Losario Rofelos dijo...

Que cosas no?? Lo que uno recuerda a veces ^^

Organza* dijo...

Aunque medio dumpy: tonto el relato. Espero te haya hecho sonreir y nada yo realmente hasta ahora escucho esa canción y me la creo todita jaaaa!!!

Besos Fer! K se viene Natividad Euch!

Alberto Fernando Losario Rofelos dijo...

Natividad?? Queso??? o.O???

P.D: Grax me rei ^^

Giancarlo dijo...

Interesante lo de Carmín. Creo que la única telenovela ochentera y juvenil, que llenó de fantasía a muchas chicas de la época, y de la que recuerdo que mi tías y mi madre misma cocían canchitas blancas, para ver a gusto la transmisión.

En mi memoria, queda sin duda, el resquicio de otra telenovela extranjera, cuya protagonista recuerdo muy bien su nombre: Oyuki.

PD: En una escena, ella salió en una toma de primer plano, con pleno maquillaje de belleza, y eso me causó pánico.

Ya estoy curado.

La Flor de la Mafia dijo...

Hola!!!!Que divertido todo!me acorde de cuando yo era chica(y era buena jaja!!!)
Te dejo un beso muy grande !

Organza* dijo...

Fer! Ya psss k Natividad es Navidad euch!! k ya se viene digo.. y en Navidad no comemos queso! Jaaaa!! Cuidate!

Besos!

Organza* dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Organza* dijo...

Mafi de mi vida! Y ahora doctora de casos imposibles! Como vas? Este video k subi no sabes a hecho furor aki en Lima.. y en honor a la verdad yo me identifico ufff! un montonazo con el.. Aveces cuando una se enamora se siente algo asi jaaa!!

Besos Reina!

Organza* dijo...

Giancarlito Euchh! Yo adore adoro y adorare a la Patricia Pereyra de akella epoca! Y toda esa onda y me sé la cancioncita no sabes! de memoria.. Te la canto? Jaaa!!

Mil besos!

Anónimo dijo...

hoas prof quetal. ya vez nada es imposible jeje ya tengo tu blog y no me lo dijiste... jeje mafi ?

(djesus castro L)

jesus castro dijo...

vale. prof ahora si lo lei y asu en esa época si que se alucinaba he jeje digo me explicas esas gergas ochenteras que usaban suenan nose... ami me gustan

La Flor de la Mafia dijo...

hola!!como anda todo por aqui???
Gracias por visitar mis 2 casa...ya eres de la familia Organza!!!