12.17.2007

Tarea para Grandes

¿Cómo puede faltarle al mundo todo aquello? Luz, vida y ¿yo? ¿Qué puedo importar entre tanta gente realmente excepcional?


Diciembre siempre será sinónimo de paz y reconciliación. El mes idóneo para estrechar los lazos afectivos con un perfecto: te quiero, me hiciste falta o un perdóname. Y es tradición familiar cerrar este ciclo con la “corona de adviento navideña” en mi casa. No creo que este año sea diferente. Sin embargo – y desde ya – mi actitud ha experimentado un ligero cambio. Los detalles del árbol, la servilleta acorde con el mantel, las tacitas impecables con el rostro de Papa Noel, la estrella adecuada para el nacimiento y los regalos pendientes pasaron en un abrir y cerrar de ojos a un segundísimo plano.

Qué irónico me resulto escuchar: “Al mundo le falta vida/ Al mundo le falta luz/ Al mundo le falta cielo/ Al mundo le faltas tu”. Me sobreparé y sencillamente me sentí terriblemente vulnerable. Un nudo cruzó por la garganta y se desvaneció en un liberador suspiro. Ingresé a la pequeña capilla, me senté en el lugar más alejado y pude entender que toda aquella gente que cantaba con tanto fervor lo hacía por mí. Aún sin conocerme. Sus altos y bajos fueron el instrumento ideal para erradicar todo ese concepto trivial que nunca abandoné ni me abandonó. Hasta ahora.

¿Cómo puede faltarle al mundo todo aquello? Luz, vida y ¿yo? ¿Qué puedo importar entre tanta gente realmente excepcional? ¿Y qué me dicen del cielo? Aquello es una linda metáfora, pero no existe. Mi yo escéptico se vio anulado y minimizado ante lo evidente. “Tu eres pieza fundamental para la vida de otros, y esos otros son imprescindibles para ti. Sí, imprescindibles, como lo escuchas. De no ser así, no añoraríamos aquellos que se fueron. Pero tú estás aquí. Eso es lo importante”. Aquella voz era como un imán. Ya no quería, necesitaba, saber más.

“¿Deseas paz? Paga por ello. Todo cuesta. Tu reconciliación contigo mismo a cambio de tu paz. ¿Demasiado costoso para ti? ¿Y que me dices de él? Su vida a cambio de la tuya. ¿Quieres seguir hablando de precios?” Todo aquello era cierto. No podía despegar los ojos del suelo. No había nada que necesitará más que esa confrontación. Ese cara a cara con mi vida. Con mis días. Con mis acciones y con mis propósitos de cambio. Nadie me dijo que esa mañana antepondría lo pendiente por lo urgente. Y lo urgente era yo.

Cada uno de nosotros es pieza magistral en este rompecabezas de vida que llevamos. El camino del uno conduce a la felicidad del otro. O el llanto de A será el paso obligado para la enmienda de B. Los hilos de nuestras vidas se entrelazan, se enredan, se alejan, se afianzan y se comprometen. Evoco a cada persona que forma o formó parte de mí durante este 2007. Y no puedo más que agradecer a Dios por ponerlos puntual ahí. Sus sonrisas determinaron las mías. Sus buenos deseos decretaron mis logros. Y su fortaleza fue el apoyo para las tristezas.

No tengo que buscar. Todo lo que quiero y a los que quiero – como parte de mi vida – los tengo aquí. En distintas esencias, formas, miradas, feelings, abrazos, maneras, sueños y - claro - nacionalidades. El vaivén de la puerta siempre será una constante. Mientras tanto nuestras vidas atesoran lo relevante. “Paz y perdón que simple suena. Pero albergar paz y perdón en tu corazón. Esa es tarea de grandes. Inténtalo”. Luego de un breve silencio, concluyó la misa. Después de una larga introspección, emprendí mi viaje hacia esta Navidad 2007. ¿Y tu ya lo iniciaste?

4 comentarios:

Alberto Fernando Losario Rofelos dijo...

De acuerdo, la vida es ñlinda. Pero insiste en arreglarse fea y salir mal vestida a la calle.

Saludos, suerte exito.

P.D: Estoy en contra del año nuevo y la navidad, no por lo que representan. Sino porque sólo nos recordamos en estas fechas.

KaRy dijo...

*
Hola mi niña, hace mil que no paso por esots lados, en general de apoco poniendome al día....

yo siento nostalgia en esta fecha, me da entre pena y rabia, porque recuerdo a personas importantes que ya no estan, personas que me hicieron daño y yo aun sin entender porque, y me da rabia porque la gente solo piensda en comprar y comprar y no ven la verdadera razon de la fecha....que consiste en la espiritualidad y la valoracion de la familia y de uienes estan a nuetro lado, y ver el porque de la vida y de tu vida....


todos somos importantes en esta, nomas que se nos olvida

miles de cariños para ti, que pases lindas fiestas y que tu corazon se llene de alegria..

ariosh, cariños y abrazoz

Organza* dijo...

Fer!

mal vestida, andrajosa y faltosa jaa! Pero que se le hace.. habra que hacerle cariñito psss! Y coincido contigo estas fechas cada vez son más comerciales y se pierde la instantánea del afecto.. pero como nosotros no vamos asi.. Vaya para ti un abrazo fuerte para k veas k no es solo por Navidad eh?

Besos mil!

Organza* dijo...

Kary tu siempre tan cierta! terriblemente cierta.. hablaste por mi hermana! A veces es asi.. somos el ensayo para que otros aprendan el verdadero sentido de la vida por ende del querer/ amar/ sentir..

Sin embargo tenemos que salir avanti mi niña que ya se acerca Nati y los abrazos caen del cielo uff! en cantidad jaa!

Asi que a sonreir y a mostrar al mundo tu centellante color de cabello y yo las ganas de tenerlo -algun dia promesa! - asi!!!

Besos Kary!!