1.18.2009

PREGUNTADERA EXPRESS


Conforme uno crece conoce desconoce se enreda se desenreda recuerda olvida va viene brinda baila se pinta se despinta se viste se desviste y cierra la puerta. Las interrogantes se vuelven como punzones y muchas veces ¡Zas! Santos Recorcholis, Batman: Creo que le dimos.

Hace poco leí en un blog amigo acerca de la ausencia de "ganas". Ganas para escribir puntualmente. Y se debatía sobre la importancia de la inspiración. Para los periodistas que nos dedicamos a esto: el arte de ventilar puntos de vista. Maneras de ver o tomar las cosas de la vida a través de la escritura. O relatar un hecho para que el público pueda informarse resulta trascendental: la motivación. A no ser que tengas un jefe que se pare a tu costado y que con el fuete golpee tu escritorio hasta que puedas hilvanar alguna premisa aceptable. Gracias a Dios este "ente del mal" ya no vive más aquí. Y fuera ya de esa elipse del terror, creo que mi mood para escribir salió a pasear y tardará en regresar.

Estoy tratando de escribir sobre algo en específico y con mucho trabajo que conjurar aún. Bastantes pendientes diria yo: Con la idea que se acerca mi cumpleaños, con los ánimos de por fin ir al encuentro del sol, de hacer muchos ejercicios, de vivir a punta de esa deliciosa trilogía: fibra más yogurt más frutas. De no dormir tanto y por fin abrir los ojos en one y no cerrarlos a los 5 minutos. Y el pendiente más importante: dejar tanta tonta preguntadera. Las cosas suceden y punto. No quiero dejar espacio para un ¿pero? ¿por qué? Dejar de caer en el asombro inexplicable a mitad de pista del bendito signo de interrogación.


Los niños tiene una edad clave para formular toda clase de preguntas. Creo que son los tres años. ¿Por qué el mar no es azul como en la tele? O una muy graciosa: "Mire, ¿el Visnu se lava los dientes?" Por Dios, que pregunta para más tierna. La responsable: la hija de una amiga que le encantaba venir a casa a jugar con mi conejito. Pero conforme uno crece conoce desconoce se enreda se desenreda recuerda olvida va viene brinda baila se queda sentada llama deja de llamar se pinta se despinta se viste se desviste jura dice no dice mira juega se divierte se aburre quiere deja de querer y cierra la puerta. Las interrogantes se vuelven como punzones listos para fallar o dar en el blanco y muchas veces ¡Zas! Santos Recorcholis, Batman: Creo que le dimos.

Solo me aguarda la esperanza que la revista a puertas de ser publicada - cuya diagramción está bajo mi responsabilidad - no presente errores insalvables. Que el 70% de los planes de la oficina no tengan que ser realizados por mi. Que mi cabello se olvide del rojo invierno con aires vetustos. Que el oftalmólogo me diga: Bah! no es nada grave, viste, ¡ya esta! O que los próximos textos que escriba puedan gustarle a mis jefes. Además que las cuentas de estos meses no dejen tantos vestigios y obsequiarles un viaje a mis sacrosantos padres por su aniversario.

Sin contar con los días meses que me aguardan. Ojala los suficientes para que las palabras de Ludovica y Ale regresen a mi como susurro prolífico coronándolos como los Nostradamus de mi vida. Aunque es cierto que el mejor ajedrecista es omnipresente divino e imbatible. Sin embargo: Si y solo si dando paso a la lógica haré caso a las terapias grupales y erradicaré de mi vocabulario tantos nos y sí también la enredadera de la preguntadera.

PORQUE MANOLO GARCIA TAMBIÉN PREGUNTA

9 comentarios:

Jus dijo...

la motivación es lo más importante-- la clave en todo es estar motivado...

Alberto Fernando Losario Rofelos dijo...

jsajajajajaj el animo es lo que la lleva.

Suerte y exito.

Domingo dijo...

La motivación es una diosa ramera que unas veces te las da de cal y otra de arena, pero lo que cuenta es avanzar cuando sus destellos nos iluminen y recuperar energías para otro asalto cuando sus luces se apaguen. Y así sucesivamente. En cualquier caso, a la motivación no hay que esperarla a que llegue, hay que provocar que llegue, que es cosa muy distinta. Existen mil y un estímulos de donde tirar para motivarse. Es cuestión de tener los ojos abiertos y de no parpadear justo cuando pase nuestra oportunidad.

digler dijo...

creo que el problema no son las preguntas, el asunto va con las respuestas

Karla dijo...

preguntar y preguntar...me pregunto para que preguntamos, pero luego cuando vienen respuestas que no queremos escuchar, la vida se complica...

BELMAR dijo...

:)

No cualquier anónimo dijo...

¿El rasgueo de una guitarra despechada? ¿La voz (también despechada) de Manolo cantando: "¿Dónde estabas entocnes cuando tanto te necesité?/ nadie es mejor que nadie, pero tú creíste vencer/ Si lloré ante tu puerta, de nada sirvió..."?

No sé qué, pero esa canción ES.

¿Coincidencia? ¿No coincidencia? a lo mismo, acá estoy.

Organza* dijo...

Anónimo ni tanto ni poco =)

Gracias por la visita y a contribuir con mi planeta preguntas jaa! Coincidencia o no es más facil que tu me encuentres que yo a ti =)Ni guitarra ni voz despechada .. autentico arranque afectivo despues de tanta injusticia =S .. Heee dicho jaa!!

Abrazosss!!

No cualquier Anónimo dijo...

Gracias por tomarte la molestia.

Y vaya que a veces sí que son injustos con nosotros... Y, en honor a la verdad, nosotros con los demás. Espero nada más que la rabieta le haya servido a Manolo. Nadie es mejor que nadie, al fin y al cabo.

La coincidencia lo vale.