4.06.2010

TE PRESENTO A LIMA, ¡CHICO!

Solo aquí, un anodino cínico vende la palabra amor.


A veces te sientes la más fuerte del mundo entero. Como decia Tonny Montana en Scarface: "Ni un ejército puede matarme, ¡chico!". Piensas en la grandeza de ese anodino cínico. Quieres. Tratas de emularlo. Mirada calculadora que puede medir el peligro. Ponerse a buen recaudo cuando todo se desmorona. Saliendo bien librado de toda catástrofe. Mentira. En Lima nada & todo es podible.

En una ciudad tan profana como la nuestra. Donde los afectos - muchas veces - son desechables. La libido del ego aniquila la valia del querer o del sentir. Las calles más atiborradas de gente nos presenta a extraños. Más almas individualistas. Y el corazón de la ciudad se pasea ante nuestros ojos. Mientras, pegados al ventanal del bus, solo nos queda extender la palma de nuestra mano y añorar de lo que tanto nos hablaron. ¡Sí! Esta urbe tenía pulso. Lima, alguna vez, sintió.

¡Lástima! Nosotros la conocimos un poco despiadada. Desprolija. Guarra. Mentirosa. Saracástica. Con los árboles marchitos y las banquetas frías, a pesar del sol. Nos dijeron que era alegre, festiva, coqueta. Aqui no existe. Esa tal Lima, se fue de a pocos. Se diluyó con cada renovación de certeza. Una. Dos. Tres. La última.

Aquella quedará como testigo de lo que fue. De lo que quiso ser. Y de lo que no pudo lograrse. Estas calles adornadas con edificios del siglo XX solo ofrecen humo negro. Ese que infesta el corazón y provoca desilusión. No era el momento. Puede ser. Para otra vez será. No lo creo. Porque esta Lima soñadora de largo aliento merece algo más que historias inconclusas & tortuosas. Sin embargo, ella es asi. Sin remedio. Se deja nombrar. Sin pena se deja parafrasear en un paradero cualquiera.

Así es lima, ¡Chico! Ya te podrás imaginar como son sus habitantes. Porque ... Puedes imaginártelos, ¿no?

2 comentarios:

Domingo dijo...

Las metrópolis cada vez son más despiadadas, más inhumanas y descorazonadas. No es exclusivo de Lima. Todas las grandes capitales, en ese sentido, se parecen. La masificación y el atroz individualismo han generado sociedades enfermas y depredadoras. No obstante, siempre mantendré que la masa es hostil e inmisericorde pero el individuo concreto y determinado es grande y maravilloso.

Organza* dijo...

Es correctísimo Do! Sin embargo, a veces me pregunto ¿Será que no nos percatamos todo el daño que nuestro ego causa? Buee .. supongo & creeré que todo es involuntario =S .. Por ello, me mantendré a buen recaudo hasta que mis ganas de jugar a SIN CITY =S VERSION LIMA .. vuelvan

Besos de Viernes!