5.28.2010

CHAMPIGNONES & PACIENCIA AL CUBO

Será la luna llena y sus vericuetos insondables. O tal vez esos tres personajes que cual gnomos infernales rondan bulliciosos por el patio trasero de mi mente.



Levantó la mirada y aún veo el libro "Arráncame la vida" de Angeles Mastreta intacto. Volteó y en mi mesa de noche aún aguarda por mi "Buzón de tiempo" de Mario Benedetti. ¿Que pasó con esas ganas incontenibles de leer? ¿De emprender cosas? ¿De ir por la vida feliz? ¿De conversar con los taxistas de cualquier cosa? De reir de lo más simple & tonto. En ese momento dices: ¡Espera! ¿Qué me está pasando? ¿Y casi en fin de semana? Mejor Imposible.

Será la luna llena y sus vericuetos insondables. Tal vez el período menstrual. O probablemente sean esos tres personajes que cual gnomos infernales rondan cautos - cuando quieren - por el patio trasero de mi mente. A veces medito. Y en los ultimos días me cuestiono: "¿Cuál de ellos logra despertar lo peor de mi?".

Mientras uno pretende olvidar todo con la sonrisa más ganadora de este mundo. El otro se evapora. Exactamente así. Se diluye en el tiempo para luego emerger como el más bueno del planeta. El más cuerdo normal y centrado. Si explicamos qué sucede con el tercero, pues diría nada. Nada empanada. Su reverenda practicidad me exaspera. Como esa vez que dijo: "Creo que ya es hora de dormir" Y dio por culminada una discusión de casi una hora en segundos.

Aún sigo sin comprender. Cómo he podido tener tanta paciencia. ¿De dónde la sacaba? ¿Me la inventaba? ¿De algún cofrecito refundido desempolvaba alegría & energía? Como dice una canción: "¿Cómo lo hace? ¿Cuál es el negocio?" Sepan ustedes como haría.




Uno de mis grandes temores confesados frente al espejo es ¿Aún me quedará paciencia para un cuarto? Uno que inocentemente se asome porque aqui y sin saber le responda igual que al vendedor del centro comercial: "¿Cómo es posible que en este lugar no haya champignones? ¡No lo puedo creer! ¿Están locos?"



Estaba esperando una llamada. Pero nunca llegó & doy gracias infinitas. Porque persiste el dolor de cabeza. Qué piensa aqui. Piensa allá. En el mañana. En el pasado mañana. En él multiplicado por tres. Y uno más que está lejos y se llevó - definitivamente - parte de mi corazón. No sé de qué forma pude pasar de tres individuos tres - sí cual función de circo - a echar de menos a mi hermano.

¿Será el sereno del invierno o esta díscola luna llena?

CROWED HOUSE -DISTANT SUN
Cuando tus siete mundos choquen
Donde quieras que estés
Yo estaré a tu lado


4 comentarios:

juan rafael dijo...

Entonces ¿existen las mujeres pacientes?

Organza* dijo...

Juan Rafael & Ole! Jaa!

Yo no solo fui paciente... fui una geisha sumisa =S que para todo decia: No hay problema. Yo entiendo. Ok. Está bien. Era todo paciencia & amor hasta que un día al no encontrar mis deseados champignones mande a la geisha a un viaje sin retorno =)

Besos!

Domingo dijo...

Para entender tu universo personal, querida Mirella, hay que llevar brújula, si no te pierdes, o a lo mejor soy yo, que ando torpe. ¡Je,je,je! En cualquier caso, eres una mujer de recursos y puedes con lo que te echen. ;)

Gabriel Bornes dijo...

Jajajajajajaaja.

Lo siento, pero es que me sentí en tu lugar por un momento.

Bueno, no sé realmente. No sñe si es algo sólo d elas mujeres, en mi opinión es algo humano.

Se me cuida y harto animo.

Salud.