7.31.2010

NUNCA EN FRANCÉS


"Bueno ya estoy aqui" Los kilómetros se habían acortado. Tanto que no quería mirar.


Transitaba por la cotidiana euforia. El vértigo de una noche fria de calles empedradas le daba la bienvenida. Con pequeños restaurantes al lado. El fulgurante dorado de los bombillos iluminaba su rostro. Quería olvidar aquel francés mal pronunciado. Mal empleado. Pésimamente aplicado. Volteó para encontrarse con un extravagante maniquí de plumas rosadas. Diminuto encaje negro adornaba a la inmensa muñeca con peluca lila. "¿Cambiaron los tiempos desde que me fui? ¿A eso llaman jot? Joto será" Estalló en risa.

Buscó su llavecita roja. El pequeño bolso de satén estaba saturado. De imágenes. De charlas. De palabras. Silencios. Estruendos de portazos. Por ahi una pastillita de esas blancas. Ahi estaba. Se parecia al ícono del perfume creado por la diseñadora venezolana. Lo asociaba tanto que en su mente siempre al traspasar las cortinas de terciopelo percibiría Red Door. Así era su disparatada imaginación. Se inventaba. Preferia el bloqueo al recuerdo. Ésos estaban en la bolsa. Por el momento.



Era temprano. Unos pocos compartían mesa. La barra estaba libre. No podía sacarse el francés de la cabeza. "Un apple martini, por favor". Y trato de pronunciar con más enfasis el Aapool Marrtini. Pensó "Tal vez así desaparezca ese espantoso francés". Esta noche el sushi estaba delicioso. No había mucho bullicio. Y aunque no lo creía Andy Gibb sonaba por ahí. Parecía una niña boba. Escudriñando el salmón. Lo probaba con la salsita naranja. Con la oscurita. Con la roja. Solo faltaba. Solo eso. Claro en lo mejor. Llegó.

"¿Y?" "Aqui no ves" "Veo". Su vida - al parecer - era eso. Ver & claro alardear en frances. "En Cali no hace tanto frio, no?" "Definitivamente" "Lo único que faltaba música para nerds que no salen del closet. Este ¿Puedes cambiar eso?" "Sí cambia eso. Ponte una de Abba" La frase estuvo acompañada con su billetito mas. "Siempre te gustaron los emblemas gays. Dame uno igual" "Es apple martini" "¡Por eso! Uno igual" Sus fieles duendes empezaron a trajinar en el patio trasero de su mente para concluir: "¿Quién habla de pirujos?".



"Bueno ya estoy aqui" Es cierto estaba sentado al costado. Los kilómetros se habían acortado. Aquella distancia dolorosa se había vuelto más punzante. Tanto que no quería mirar. Queria exhalar suficiente alcohol. Caminar dos cuadras doblar a la derecha entregar la contraseña & subir a su cuarto. Aventarse a su cama. Revolcarse sola entre las sábanas. Mientras su mano derecha cogía las aceitunas verdes rellenas de almendras. Acompañada del sonido fuera de transmisión del televisor.

"Me sacaste de la casa para conversar. Hablemos" Rogaba que no lo hiciera en francés. Pero lo hizo. E hizo todo lo que se imagino que iba a hacer pero que no queria admitir que pudiera hacer. Cada una de esas cosas. Cada una de esas palabras. Cada reclamo. Cada advertencia. Fue una película nunca vista. Nunca recomendada ni a su peor enemigo. Por decir menos. "Te lo dije. Esto sucedería" Era cierto lo sabia. Siempre lo supo.



Hace mucho no caminaba tan rápido en tacones. Casi corria. Dejó caer en el camino la llavecita roja. Dejó escapar en el camino muchas cosas. No sabía cuanto más tendría que correr hasta que el mal film terminara. Prometió escribirme cuando pueda cerrar la puerta & respirar aquel aroma que - ya conocia - pero que aún no podia hallar.
Hasta ahora espero recibir un email suyo. Sé que ya pronto. Pronto.



PARA REVOLCARSE SOLA ENTRE LAS SÁBANAS

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Acaso yo hablo french? No deseo que te pasen mas de este tipo de cosas pero que bien te sale el efecto post shock bs niña nunca de verdacito en frances

Jordi M.Novas dijo...

Tienes puntería, sigue en ello.

Organza* dijo...

Anónimo yo tampoco quiero que me vuelva a pasa aquello por lo del efecto post shock nada justifica esa sensación de menoscabo nada .. Mil abrazos!

Organza* dijo...

Gracias Jordi! & bienvenido al menos algo bueno salio de eso =D lo cual ya es una buena señal de que todo saldra bien ...

Abrazos!! & gracias por visitar!

Domingo dijo...

Si te revuelcas sola entre las sábanas es porque tú quieres, que candidaturas para compartirlas no creo que te falten. ¡Ji,ji,ji! Pero haces bien en colgar el cartel de "se reserva el derecho de admisión", faltaría más. Un abrazo.