10.25.2010

HOY & MAÑANA: DÍAS NORMALES

Hoy sintonicé la radio. Escuché una canción que nunca había escuchado. & me parecío la más bonita del mundo.


Hoy despues de abrir los ojos a las 9.00 am los cerré para remolonear en cada uno de sus rostros. En sus palabras. En sus ocurrencias. En sus risas. Hoy los cerré fuertemente para no despertar. Porque no queria empezar el día con tanto pendiente. Con tanto alboroto en un solo cuerpo. Los abrí porque mis piernas lo decidieron. Si fuera por mi aún estaría divagando sin vivir. Sin sentir.

¿Qué nos impulsa a seguir? ¿A pararnos & continuar? De manera automática de lunes a viernes nos despertamos con las noticias. Mecánicamente programamos nuestro chip para salir de casa y trabajar. Saludar. Cruzar. Manejar. Comer. Sonreir. Contestar. Hasta que a las 6.00 pm se cierra el telón. Te quedas a mitad de calle sin saber muy bien que hacer.

Hoy sintonicé la radio. Escuché una canción que nunca había escuchado. & me parecío la más bonita del mundo. Quizas sea por su sencillez. Por que necesitaba oir algo así justo ahora. O porque se acerca una fecha que siempre olvidaba. O confundía. Después de tanto puedo - tal vez - entender que los 25 nunca irán conmigo. Por la simple teoría que 12 no es su mitad.

Aún ahora me costó acordarme de ese número. Dice la canción de Juanes "Nunca sabes lo que tienes hasta que lo pierdes. Lamentablemente nunca vuelve". No puedo sentirme más satisfecha que ese adiós fue el inicio de una vida nueva. De una vida muy distinta a la imaginada junto a mi. De una historia con más felicidad que final.


A pesar de que 12 sí es la mitad de 24. Para toda regla impuesta hay una excepción. Y esa serie de innumerables temporadas se mantiene en un eterno stand by. En coma absoluto. Sin ninguna intención de revivir. Ni para eso ni para aquello. Solo para recordar. A estas alturas resulta lo más saludable.





A veces lo que más promete lo que mas expectativa genera es aquello que más rápido se esfuma. Asi por arte de magia. Ocurre tan inmediato como lo es un beso de despedida. Y para despedidas en este espacio somos especialistas. Al borde de la maestría. Aquello ocurre ya sea en día normal ordinario o extraordinario.





La secuencia de fotografías pertencen a despedidas de parejas en la Estación de Tren de Penn en New York durante la II Guerra Mundial, en 1943. Varios modos para un mismo adiós.

5 comentarios:

niña imantada dijo...

Me encantó! También tu nuevo aspecto :)

Besos, reina!

Organza dijo...

Niñaa!! Qué bueno que te gusto! Además ya hacia falta un cambio no?

Miil bs!!

Reina Imán!

Domingo dijo...

"A veces lo que más promete lo que mas expectativa genera es aquello que más rápido se esfuma". Qué gran verdad ésta que dices. Tengo álbumes enteros de expectativas frustradas y de esperanzas que, aunque entonces reverdecían, pronto se tornaron amarillentes y les dio por acumular polvo. Pero no importa, tengo más en la despensa y no todas, por pura estadística, saldrán malas. Vamos, digo yo. :)

Organza dijo...

Como dicen por aqui .. "MATEMATICAMENTE TIENEN QUE SALIR PORQUE TIENEN QUE" =D Vamos Do, ya sea por estadística esperanza o por lógica pura .. las cosas tienen que ir mejor =D! Te envío mil abrazos cruzando el charco =D!

Jus dijo...

Qué buenos textos me había perdido..retomando la pasión por los blogs... saludos Mirella.... te espero por mi corazón...