10.25.2007

Sushi Night

¡Wuauh! El sake también me permite sonreir

Sentada en esa peculiar barra del Edo Sushi Bar. Milagrosamente con el cabello algo ordenado, botas negras, mi top preferido – adoro el lila – y las manos de aquí a allá. A veces no sé que hacer con ellas. Y está era una de esas ocasiones. Miraba arriba, abajo, izquierda y derecha. No sabía que esperar. Es más, no tenia idea qué hacia en ese lugar. Precioso espacio que resultaba demasiado pequeño para mis ganas de salir corriendo.

Escogí - por sugerencia de Daniel, nuestro itamae – el maki relleno de alcachofa y el sashimi mixto. Pero lo que me conquisto definitivamente fue el sushi. Lo acepto. Al principio se veía algo raro. Luego, exigí otra ronda. Esa frescura del pescado con el suave contraste ácido del arroz, además la salsa de soya resultó una delicia. Aquello fue la recompensa a mi frustración de no manejar los benditos palitos y terminar comiendo con las manos.



Aparte de todo el mejunje de palabras japonesas y explicaciones sobre la fusión de la cultura gastronómica oriental con la peruana, percibí que no lo estaba pasando tan mal después de todo. Incluso me animé a probar el famoso sake – de una variedad más suave que la habitual – y descubrí que no solo un apple martini puede devolverme la sonrisa al rostro.

Esa sushi night me reveló mucho. Lo preciso para un día algo catastrófico que se coronó de serlo al recibir aquel mensaje de texto. No era necesario corroborar la información brindada. Ya no era relevante correr a una pc y revisar mi correo. Mucho menos consideraba la posibilidad de armar y desarmar - otra vez – ese trillado rompecabezas.

Entendí que no existe mayor falta de respeto que abandonar aquello que estas por descubrir. Busqué la opción cancelar en mi móvil y di por concluida una historia que está en busca de otros personajes, aromas y locaciones. No hay duda, mi noche no pudo terminar mejor: Una rampante vuelta de página y la puerta – desde ya – entreabierta.

5 comentarios:

Alberto Fernando Losario Rofelos dijo...

No hay mejor combinacion que una buena comida, de la que uno no esperaba tanto y una vuelta de pagina.

Yo comí hace años comida japonesa y quero comer de nuevoooooooooo ToT

Organza* dijo...

Fer!

Es correctísimo. Qué placer el degustar nuevos sabores y creo k la idea un poco es eso.. descubrir y redescubrir! no solo de pan vive el hombre =)! dicen jaaa!

KaRy dijo...

MIRE!!!!!!!!!!!!


que bien describes la experiencia con el sushi, yo no lo he probado y nunca lo probaré, soy vegetariana, asi que me privo de lo que describes, pero tu difrutalo..

es super importante lo que escribiste, no abandonar lo que estas buscando o algo asi....a veces uno se confunde y lo deja todo por algo que no vale la pena, o peor aún, te autoengañas y nunca cierras esa puerta que te impide avanzar

me alegro por ti, desde acá te deseo lo mejor de la vida..y nos seguimos leyendo


besos



ºº KaRy ºº



*

Organza* dijo...

Kary!

Sí pss! a veces sucede k cuesta echar llave a esa bendita puerta.. Creo k solo el tiempo y los amigos te brindan la valía para seguir en la brecha con su momentos lindos y no tan lindos!

Cuidate mucho y Sí nos leemos Reina!!!

Besos

digler dijo...

y es que hay apetitos que deben satisfacerse (gastronomicos obviamente)