11.04.2007

Tres Mujeres Tres!

"Unas lloran por el que partió. Yo lloró por que al mío aún no lo recogen"


Tras sacar mi cita, me dispuse a subir los cuatro pisos hasta el consultorio. “Ascensor en mantenimiento. Hacer ejercicio es bueno para la salud. Disculpe la molestia”. Supongo que este cartelito –escrito a mano - no generaba mayor drama para mi, pero ¿Cómo manejaban la urgencia de enfermos en silla de ruedas, muletas o recién operados? En todo caso, ese es otro cantar.

Llegué y la sala de espera estaba atiborrada de jovencitas, ancianos y adultos. Toda una amplia gama de pacientes desde los 20 hasta los 85 años aproximadamente. Cada uno de ellos con la esperanza de ingresar por esa puertita celeste y dar alivio a sus males. Finalmente un asiento libre. Me instalé y automáticamente activé el mp3 y adiós a todos. Sin embargo, sentí una mirada escudriñarme minuciosamente. “Vienes a ver al doctor Chiarella”, me preguntó una vocecilla ronca. Al principio pensé que señora para más inoportuna, ¿Acaso nunca había escuchado de la comunicación no verbal? Audífonos era sinónimo de no quiero hablar.

“Tengo cita con la doctora Katrin”, le respondí con una sonrisa. Inmediatamente me enfrasqué en el sesudo análisis del nuevo álbum de Sin Bandera. Caía en los brazos de las nuevas versiones de Será, Buen perdedor y Love is in the air. Hasta que la sesión se interrumpió. Era otra vez ese timbre tan peculiar. “Pareces muy sana ¿Por qué estás aquí?”. Respiré hondo, la miré fijamente a los ojos y tenia que hacerlo. “¡Que le importa!”, pero había algo en esa mirada que me hizo descartar esa respuesta. “Cosas que suceden”, le contesté.

“Yo vengo por que de joven fui muy playera y mira estas son las consecuencias”. Me hablaba como si nos conociéramos de toda la vida, a la vez que me mostraba unas manchitas imperceptibles en el rostro. Era una mujer menuda, dinámica, guapa y con muchas ganas de conversar. Resultaba obvio que mi cita con la música estaba destinada al fracaso.

Me volví hacia ella y era todo oídos. “Estaba pensando en hacerme un lifting, o no sé quizás botox. Por que los años no pasan en vano. Tu tan jovencita no entiendes de esto”. “Yo sí, justo vengo para que Felipe me recomiende que hacerme. Claro, después del divorcio todo amerita un cambio”. Me quedé callada y observé a la nueva compañera de tertulia. Cabello castaño hasta los hombros, trigueña, ojos grandes y una efectiva manera de llamar la atención: Sastre crema y un gran escote en v.

“Imagínense le di dos preciosas hijas y el sin más se fue. Pero mi abogado ya lo puso en jaque con el tema de la pensión. Vamos a ver, quien lo quiere mediocre, paranoico y arruinado”. No sabía que decir. Así de sencillo. Mis conversaciones con amigas eran algo como: ¿A dónde gitanear? ¿Tú crees que me quiere? Quiero un conejito, hámster lo que sea! ¿Por qué son así? Quiero irme de viaje o cosas medias triviales al costado de aquello. Aquello que ya eran palabras mayores.

"Para mi desde que Arturo murió todo cambió. El cerró los ojos y yo las puertas de mi corazón. Me di cuenta que me sobraba el tiempo y el amor. Mis hijos tienen su propia vida. No encontré más remedio que dedicarme a mí”. Sus ojos se llenaron de agua y sus pecas se tornaron más visibles. “Como es ¿no? Unas lloran por el que partió, y yo lloró por que al mío aún no lo recogen”. Era demasiado, explotamos en tres carcajadas coordinadas y estruendosas.

“Amelia pero no pareces de 47. Mírate, estas regia. Y tu Carlota, quién diría que tienes 70 ni de asomo los aparentas”. Me animé a participar en una conversación de “grandes”. Los elogios eran ciertos, ninguna de las dos estaban abatidas ni mucho menos. Hablamos que si Mirtha Legrand tenía todos los años del mundo, de la edad femenina de la sequía perversa, o del trauma de los hombres que pasan los 50, y de una que otra fantasía. Para Carlota era Pedro Infante. Amelia pedía una noche con Rogelio Guerra. ¿Y yo? Fui la que más demoré en responder. Cuando ya lo tenía, la enfermera me avisaba que era mi turno.

Después de despejar mis dudas y de abandonar el consultorio – con cierta – tranquilidad. Me despedí de mis dos nuevas amigas. Sabía que – tal vez – nunca las volvería a ver y me invadió cierta nostalgia. Es cierto, no estuve con ellas ni dos horas, pero pocas veces me había sentido tan cautivada. Al bajar las escaleras me quedé pensando en mi fantasía. Sabía cómo y dónde la quería, pero ¿con quién? He aquí la encrucijada. Sin duda, eso es algo que – por el momento – no me aventuraré a averiguar.

16 comentarios:

Xtina dijo...

Creo que una tiene sin pensársela el nombre de su fantasía cuando divaga constantmente en aspectos sexuales parece que tu caso no es este. Pero harias bien en ir ensayando un nombre y no tienes que quererlo con locura eso como dices es otra nota.

Alberto Fernando Losario Rofelos dijo...

Ahhhhh me gustó y yo todavía no escribo nada decente ToT

yo conozco a una señora de 93 años pero parece de 70 y actúa como de 65. Y tiene la coquetería de decir que tieno sólo 91.

Ojala yo llegué así a viejo. Cuando sea eso que caminan con baston no por necesidas sino por que es elegante ^^

Organza* dijo...

Xtina! Dios a los tiempos! Tu siempre jalandome las orejas jaaaaa!!

Bueno niña k te digo kiero encontrarle un nombre a esa fantasía pero en la medida k menos piense en ello creo k mas rápido vendrá =S!

Hasta k eso suceda déjame k siga haciendo uso de mis votos de castidad euch! Cuidate un cielo y sip! me debes una coca light!

Besos reina!

Organza* dijo...

Qué cosa linda la señora que te refieres, y es que resulta asombrosa la manera de cómo te conquistan y no porque se parezcan a abues de cuento naaa k ver! todo lo contrario si son todas unas mataharisss!

Y Fer! prometo k cuando estes viejito viejito irte a ver con una enfermera espectacular que te lleve a gitanear! Jaaa!! Mínimo deberías prometerme tu lo mismo no? Jaaa!! Cuídate niño!!

Besos!!!

Odele Souza dijo...

Organza,
Gracias por tu visita y comentário al blog de mi hija Flavia.

Un beso.

Alberto Fernando Losario Rofelos dijo...

Jajajajajaajajaa

Ok Organza, te prometo que cuando estes viejita viejita me traeras una enfermera espectacular para ir a gitanear.

P.D: No te olvides incluir el viagra por siacaso ^^

P.D2: Te prometo que te conseguiré un enfermero para que cuando lo veas digas...holaaaaaaaa enfermerooooo xD

La Flor de la Mafia dijo...

Que buena historia nos estas contando!
Fue casi como un encuentro entre viejas amigas.
Queria agradecerte el haber escrito en mi bLOG esas palabras para Flavia y su mama
El lunes envio el mail a la embajada
Un beso

KaRy dijo...

*
m,i querida MIRE..

miles de millones de gracias por tus saludos por mi cumple, la verdad lo pasé GENIAL....

y bueno, ahora me toca enfocarme en la defensa de mi título...gxs por tus palabras, de verdad son muy lindas..

y bueno, me encantó el relato que hiciste, pero..cual es tu fantasía?? jijjijijji


besos amiguis, cuidate mucho y nos estamso leyendo

byebye

Organza* dijo...

Querida Odele!

Es lo menos que puedo hacer ante terrible situación! Besos y mucha fortaleza a la distancia desde Perú!


Mafi!

Te admiro un monton de verdad, mira que movilizar toda esta cadena de solidaridad para con Flavia desde el cielo San Pedro toma nota de todo mi niña y créeme nos llevas una larga ventaja en cuanto a bendiciones!

Besos y gracias por leer y opinar!!

Organza* dijo...

Fernando! Mira que me lo estás PROMETIENDO eh? Porque el hecho de que me encuentré vieja pasa jaaa! no será impedimento para buscarte x cielo mar y tierra y EXIGIRTE a mi enfermero del amor y si es bronceado y corpulento mejorrr!!

Así que ya sabes! Toma nota!!

Besosss!! Ferrr!!!!

Organza* dijo...

Euch! Kary a ver dejo para el final lo más rico jaaa!! osea la fantasía =D!

Aquí el hotel Marriot tiene un ascensor con vista a un centro comercial pues ese "bendito ascensor" es el lugar perfecto para concretar un affaire euchh! Claro en movimiento psss!!!

Mira todo lo k me haces escribir jaaa! De otro lado mi niña SUERTE MIL en lo de tu título y apropo ¿Qué estudiaste? Y cualquier cosa estamos x aki sip?

Besos mi niña de las 26 gardenias!

Alberto Fernando Losario Rofelos dijo...

Por diox, no hay furia peor en el infierno que el d euna mujer a la cual no se le han cumplido las promesas. Así que en este instante me pongo en plan de busqueda de los enfermeros más hots para ti ^^

Patricia dijo...

muy linda historia, saludos.

Mar dijo...

Rrorris .. tu relato al comienzo y pa ser sinceras me parecía la vuelta al ruedo del " payasito Waissman". Por lo de tres mujeres tres. Pero luego me di cuenta lo mucho que puedes aprender de estos mini o micro momentos gloriosos. De ver, oir y participar de historias, porque (muchas veces en lugares insospechados)siempre estas historias alimentan nuestra curiosidad, nuestro morbo y/o nuestro espíritu... y eso mi nenita es algo que nunca debe estar sin satisfacer.

te keyo!!!

Tu sis´

CresceNet dijo...

Oi, achei seu blog pelo google está bem interessante gostei desse post. Gostaria de falar sobre o CresceNet. O CresceNet é um provedor de internet discada que remunera seus usuários pelo tempo conectado. Exatamente isso que você leu, estão pagando para você conectar. O provedor paga 20 centavos por hora de conexão discada com ligação local para mais de 2100 cidades do Brasil. O CresceNet tem um acelerador de conexão, que deixa sua conexão até 10 vezes mais rápida. Quem utiliza banda larga pode lucrar também, basta se cadastrar no CresceNet e quando for dormir conectar por discada, é possível pagar a ADSL só com o dinheiro da discada. Nos horários de minuto único o gasto com telefone é mínimo e a remuneração do CresceNet generosa. Se você quiser linkar o Cresce.Net(www.provedorcrescenet.com) no seu blog eu ficaria agradecido, até mais e sucesso. If is possible add the CresceNet(www.provedorcrescenet.com) in your blogroll, I thank. Good bye friend.

digler dijo...

será que hay fantasías que no deben hacerse realidad?